El Columpio Asesino

10 May 2014

Crónica por Henry Hal para LessMainstream

Han pasado cuatro días desde que El Columpio Asesino se acercó por Zaragoza a presentarnos su más reciente y oscuro álbum Ballenas Muertas en San Sebastián, publicado hace apenas dieciséis días, y todavía sigo emocionado con el despliegue y el derroche musical que nos ofrecieron en la Sala López.

Con una sala caldeada y expectante (y no sólo por la presentación del álbum, sino porque hace dos años que no nos visitaban), la gente se agolpaba en primera fila para no perder detalle sabedores de lo que estaba a punto de ocurrir. En mi caso estaba ansioso por volver a un grupo con el que empecé en el mundo de la fotografía musical; no sin cierto escepticismo, puesto que este tipo de conciertos suelen ser pruebas previas a etapas festivaleras. ¡Pero qué equivocado estaba! Con el sonido propio de esta banda colmada de influencias Neu!, un rock experimental, noise y electrónico irrumpió entre las ovaciones del público con “Babel” como no podía ser de otra forma,  del cual hoy han publicado el video musical.

El registro musical de Cristina parece ilimitado, quería ver como quedaba en directo su intenso alarido en “Entre Cactus y azulejos”, escalofriantemente fiel a la helada perfección del disco. La precisión musical y el sonido limpio a la vez que sombrío está presente en cada una de las canciones que nos ofrece esta banda en directo.

Fueron tocando canción tras canción todos sus nuevos temas menos uno “Azulejos”, hasta acabar la presentación del álbum con lo que y se depara otro súper éxito de la banda, por cómo se sabía la letra el público asistente, con la canción que da título al álbum “Ballenas Muertas en San Sebastián”.

Motel” fuel el preámbulo de las canciones de sus otros cuatro discos que fueron tocando hasta finalizar el concierto. En ellos no faltaron ‘hits’ como “La Marca en Nuestra Frente es la de Caín”, “Un arpón de grillos” o “Perlas” hasta el tsunami musical con el que concluyeron antes de los bis, “Toro”. Llegados a este punto, la gente convulsionaba con cada acorde que tocaban.

La intensidad del concierto se pudo apreciar más allá de las sensaciones melódicas del directo, como demostraron algunos seguidores que se atrevieron a lanzarse sobre el público o a arrancar los ‘set list’ pegados al suelo antes de que concluyera el concierto mientras todos, la banda y el público, chorreaban sudor por cada poro de su cuerpo. Un espectáculo que sin duda se repetirá, y que no deberíais perderos si tenéis oportunidad de verlos en sus próximos conciertos o en los numerosos festivales a los que van a asistir durante este año.

Back